Mary Shelley: Crear a partir de la mutabilidad

“Descansamos; una pesadilla puede envenenar nuestro sueño. Despertamos; un pensamiento errante nos empaña el día. Sentimos, concebimos o razonamos, reímos o lloramos. Abrazamos una tristeza querida o desechamos nuestra pena; Todo es igual; pues ya sea alegría o dolor, el sendero por el que se alejara está abierto. El ayer del hombre no será jamás igual a su mañana. ¡Nada es duradero salvo la mutabilidad!”

Mary Wollstonecraf Godwin conocida como Mary Shelley fue una escritora inglesa conocida por todos en consecuencia de su novela “Frankenstein o el moderno Prometeo (1818)”

Su monstruo 200 años después de su creación habita aun la conciencia común como un usurpador de un nombre que nunca le confirieron. Bautizado por el público Frankenstein es uno de los principales relatos de terror nacidos en el romanticismo y cuyas adaptaciones le han hecho conocer por el mundo entero en alguna de sus tan diversas versiones. Lovecraf lo elogia pero recordaría a Shelley no por este, sino por su “The Trasformation (1831)” citada en una antología dedicada a explicar la evolución del horror en la literatura.

Sabemos por la propia pluma de Shelley que la noche del 16 de junio de 1816, después de que Lord Byron y Percy B. Shelley discutieran largamente sobre la posibilidad de descubrir el principio vital de la naturaleza y transferirlo a un cuerpo interne, tuvo una memorable pesadilla sobre la visión de un monstruo creado por la ciencia humana. Sobe esto escribe:

“La noche fue dando paso al día mientras hablaban, y ya la hora de las brujas había pasado cuando nos retiramos a descansar. Cuando puse la cabeza en la almohada no pude dormir, aunque tampoco podía decir que me dedicaba a pensar. Mi imaginación, espontáneamente, me poseía y me guiaba, presentado a las imágenes que sucesivamente desfilaban por mi pensamiento una vida que iba más allá de los límites habituales que se alcanzan en los sueños. Vi (con los ojos cerrados, pero con la agudeza de la visión mental), vi, digo, al pálido estudiante de artes vírgenes arrodillado junto al objeto cuyas partes había unido. VI al horrible fantasma de un hombre estirarse, movido por alguna poderosa maquinaria; daba señales de vida y se agitaba con movimiento torpes casi vitales. Debía ser algo aterrador, púes en grado sumo habría de serlo en efecto producido por cualquier obra del hombre que remedase el formidable mecanismo ideado por el Creador del universo.

El artista se sentía horrorizado ante su propio éxito y huía de aquello que había nacido entre sus propias manos; alimentaria la esperanza de que, abandonándolo a sus propios recursos, la débil chispa de vida que le había comunicado acabaría por extinguirse; de que aquello que había sido dotado de una animación imperfecta terminaría en materia muerta y de que podría dormir con la creencia de que la tumba ocultaría para siempre la efímera existencia de aquel cuerpo en el cual él había creído ver el nacimiento de la vida. Duerme pero está despierto; abre los ojos y mira el horrible objeto que, junto a su cama, abre las cortinas y lo ve con ojos amarillentos y llorosos, pero a la vez atentos.

Presa del terror abrí los míos. “

 

La escritora se encontró cara a cara con su historia, pero Frankenstein no es únicamente fruto de un sueño, Shelley pasó dos años reflexionando y escribiendo el completo de su obra, sabemos por sus comentarios que por meses solo sostuvo elementos sueltos de la historia. Nada concreto. Sobre esto comenta:

“Todo debe tener un principio, diría hablando con el lenguaje de Sancho; y ese principio debe estar ligado a algo ocurrido con anterioridad. Los hindúes piensan que el mundo está sostenido por un elefante, pero imaginan al elefante reposando sobre una tortuga. La inventiva, admitámoslo con humildad, no consiste en crear partiendo del vacío, sino en hacerlo enfrentándonos a un caos. Antes que nada, debe uno contar con los materiales necesarios: esto puede dar forma a las cosas obscuras y confusas, pero no puede dar la vida a la materia misma. En todas las cuestiones relativas a descubrimientos en invenciones, aun en aquellas que caen dentro del campo de la imaginación, continuamente se nos recuerda la historia de Colon y el huevo. La inventiva consiste en tener la capacidad de captar todas las posibilidades del asunto y en contar con ese poder para moldear y dar forma a las ideas sugeridas por él.”

 

En la medida en que ese sujeto está hecho con partes de los otros, como el relato también lo está; no debería diferenciarse demasiado físicamente de las personas anteriores (o los relatos). Pero aun así es totalmente otro ser único. Compuesto. No se entendería porqué sería más bello que el común de su clase. Pero más allá de las cicatrices Frankenstein es el elefante sobre la tortuga, es la mutabilidad de los elementos que dispone un escritor para crear algo. Es el resultado en paralelo de la creación de un monstruo simbólico donde monstruo y relato tienen una existencia paralela.  El escritor debe manifestar la mutabilidad de los elementos que dispone en su obra en una suerte de alquimia. En fin Shelley dirá para este proceso:

“Si el estudio al que te consagras tiende a debilitar tu afecto y a destruir esos placeres sencillos en lo que cuales no debe intervenir aleación alguna, entonces ese estudio es inevitablemente negativo, es decir, impropio de la mente humana. Si se acatara siempre esta regla, si nadie permitiera que nada en absoluto empañara su felicidad doméstica, Grecia no se hubiera esclavizado, Cesar habría protegido a su país, América se habría descubierto más pausadamente y no se hubieran destruido los imperios de México y Perú.”

RothwellMaryShelley

Retrato de Mary Shelley por Richard Rothwell, exhibido en la Royal Academy en 1840

 

Angel Pérez, Venezuela 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s