¿Juan el Apóstol o Vatsyayana el Erotologo del Kama Sutra? (I)

Hace unos dos mil años mientras que Juan (el Apóstol) estuvo escribiendo sus controversiales revelaciones bíblicas, en otra parte del mundo Vatsyayana escribió el Kama Sutra, El libro de las posibilidades.

Este libro esencialmente se distingue al manifestar las intenciones y la mentalidad colectiva de cierto grupo de hombres que destacan en el tiempo y en la historia. El paralelismos de los dos autores: Vatsyayana y Juan, nos permite ver dos direcciones distintas en tanto a la sexualidad humana que tendrían como ahora sabemos su marca profunda en la historia del hombre. Estas dos mentalidades influenciaron su tiempo y el nuestro, quizá, y esto lo dejamos a la teología, las opiniones sexuales de los cristianos tienen mucho que ver con la teología propuesta por sus apóstoles. De igual forma la sexualidad en otras partes del mundo depende de sus exponentes y estudiosos.

La diferencia más marcada entre estos estudiosos refiere al pecado carnal en lo bíblico y la condenación por la misma; mientras que los placeres, decía Vatsyayana a sus alumnos, son tan necesarios para el bienestar del cuerpo como el alimento y el sueño, y por tanto igualmente los pretendía obligados. El marqués de Sade escribió en referencia con los textos de la India: «Ellos me han convencido de que sólo a través del vicio puede el hombre experimentar esta vibración física y moral que constituye la fuente de la más deliciosa voluptuosidad».

Después de todo ¿acaso Buda no sucumbió ante una mujer sin rechazarla? Así tampoco Jesús de Nazaret desdeño el bálsamo que le ofrecía una pecadora (Lucas, VII, 36-50).

Mallinaga Vatsyayana, fue tanto compilador como autor de esta obra maestra universal. Sus fuentes están en la extensa tradición de erotología hindú ya existente en el siglo I a. de C. Y fue con su autoridad que buscó preservar y transmitir un mensaje distinto al de Juan (sin saberlo) emulando quizá o aterrado ante la futura pérdida de este conocimiento. Recordemos que por ejemplo los Vedas contienen palabras eternas que re-crean el universo… Sin estas palabras no existiría algo omitido en palabras en el siguiente universo. Verbigracia la palabra piedra fuera de la Vedas tendría como consecuencia un universo sin piedras. Me parece un motivo válido para preservar de igual manera la enseñanza de Vatsyayana o piensen en un mundo solo con los designios de Juan el Apóstol.

Algo similar pensó el Capitán Sir Richard Burton cuando en conjunto su círculo de lectores tradujeron y publicaron al inglés el Kama Sutra en 1883 con el apoyo de la sociedad Kama Shastra. El libro esta escrito en Sutras. «Un sutra» es un aforismo, la más concisa formulación posible de un principio. Debe recordarse que todas las obras importantes del sánscrito sobre lógica, gramática y filosofía fueron escritas en sutras también. Vatsyayana insiste en que las mujeres debieran leer esta obra, y expone sus razones con su mezcla habitual de humanidad y pragmatismo. Burton dirá: «Mientras los labios besen y los ojos vean, esto vivirá y te hará vivir».

En esta serie exploraremos primero la doctrina de Vatsyayana he intentare transmitir y divulgar sus enseñanzas y principios al público occidental, tan desacostumbrado a estas temáticas. Y veremos que a través del desarrollo de nuestras ideas como en el mundo confluyen opiniones contrarias sin que necesariamente una haga temblar a erradicar a la otra. Esta serie esta dedicada a los polos de Oriente y Occidente respectivamente, no sin explorar algo de Asia y sus alrededores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s