Shogun – James Clavel: Relacionarse Con La Muerte.

Antes que cualquier cosa, debo asegurarme de escribir correctamente las palabras -Obra Maestra- ya que en Shogun conforman una sentencia indeleble.

A través de la vida de Blackthorne, o mejor digamos un instante de su vida, nos encontramos frente a la isla de Japón, en un choque cultural sin igual, el capitán inglés se adentra en el país de los dioses por accidente después de perder 4 buques en una campaña para por alcanzar la inmoralidad que años antes se le escapo con el capitán Drake.

Corre el siglo XVII los ideales que se encuentran en Japón son del todo extraños para los Reyes del mundo antiguo, los hombres del país de los dioses viven un pensamientos distinto y acostumbran a sistemas políticos que escapan a la invención de cualquier occidental. Los Shogun dejaron su marca dictatorial, los oficios dictan los nombres de los campesinos y solo las familias más antiguas tienen privilegio de mando, derecho a apellidos, feudos y nombres propios (el resto tienen por nombre el oficio que llevan a cabo: agricultor, jardinero, cocinero). En su mayoría estas familias antiguas gozan de la posesión del poder gubernamental y por esta razón el derecho a sus propios Guerreros Samuráis.

Cada Guerrero Samurái rige su espíritu por el Código Bushido, un símil de los manuales de caballería del medio Evo en la era Cristiana. Para un Inglés del año 1600 Japón y sus samuráis resulta del todo surrealista, Blackthorne no sólo carece del habito de bañarse sino que además no entiende como la vida y la muerte significan cosas distintas para estas personas extrañas. En su camino es por obra de algunos monjes cristianos de Portugal que puede dialogar con estos extraños isleños. Mariko le servirá de traductora para los líderes Taíkos (gobernadores que sirven al heredero), que al reconocerlo como un capitán curtido de conocimiento del mundo, algunos buscarán su aniquilación, mientras que otro le otorgarán un valor inestimable. Esto es básicamente en motor de este libro increíble.

Hay muchos momentos capitales en Shogun, es un libro que sabe conducirte de principio a fin en lo desconocido. Mientras se avanza entre los capítulos el lector es educado al mismo nivel que el capitán, cualquiera que lo culmine llevará algunas palabras Japonesas con el y pensara ciertas cosas con las mismas. Una de estas doctrinas que Clavel nos muestra de Japón es el Karma.

En un libro sobre Budismo Jorge Luis Borges nos dice:

“El karma. La palabra es sánscrita y deriva de la raíz kri, que significa «hacer» o «crear». El karma es la obra que incesantemente estamos urdiendo; todos los actos, todas las palabras, todos los pensamientos —quizá todos los sueños— producen, cuando el hombre muere, otro cuerpo (de dios, de hombre, de animal, de ángel, de demonio, de réprobo) y otro destino. Si el hombre muere con anhelo de vida en su corazón, vuelve a encarnar; es como si, al morir, plantara una semilla.
[…] Al pecador no lo castigan por sus pecados; estos lo castigan. Por consiguiente no existe el perdón y nadie puede otorgarlo. ”

Y es esta sabiduría en suma de un pueblo tan heroico que los sujetos de este Karma se posicionan ante la muerte de una forma excepcional que en algunos de sus matices nos puede parecer funesto, tómese por ejemplo el Sempocu (un acto culminante de suicidio). La lectura de Shogun es ciertamente una relación con la muerte, es generar el entendimiento del Karma de cada personaje, Blackthorne renace cuando el mismo intenta ver la muerte como ellos en su propio intento de suicidio, pero más fundamental es nuestro propio acercamiento como lectores a la muerte. Leer Shogun en ver una de las caras de la muerte, es entender la vida del Karma y su arte, valores esencialmente japoneses. Recuerdo un poema de muerte:

¿Qué son las nubes,
Si no un pretexto para el cielo?
¿Qué es la vida,
Si no una huida de la muerte?

Y evidenciamos una visión que los occidentales ignoramos del morir, en muchos momento capitales del libro veremos estas muertes con honor, estas muertes aparentemente para nada, y las consecuencias que estas tienen en el capitán, que de alguna forma somos nosotros ¿acaso no somos todos en Occidente navegante de la vida? Hace poco me entere de la palabra kokoro, que básicamente es corazón o eso pensaba, pero tras una investigación del arte japonés encontré de manos de José Juan Tablada que: “kokoro es más, es el corazón y la mente, la sensación y el pensamiento y las mismas entrañas, como si a los japoneses no les bastase sentir con sólo el corazón”

Japón siente en sus samuráis, en sus linajes e historias, en su legado de antiguos dioses una relación artística con el morir que solo permite una posición simbólica ante el Karma, es una posición donde la vida es imperfecta y la voluntad genera consecuencias, pero es esta imperfección, como se verá en el libro, no es realmente imperfecta: el suicidio es un voluntario inacabamiento del Karma. Este arte ante la muerte tiene el verdadero nombre de ser conciencia de la fragilidad y precariedad de la existencia, conciencia de aquel que se sabe suspendido entre un abismo y otro.

Octavo paz dirá que la vida está tejida de muerte y que no existe palabra donde vida y muerte estén conjuntas, el poeta se pregunta ¿Hay un lenguaje que diga, sin decirla, esa unidad? Me parece que Shogun es un intento para que Occidente entienda estas cuestiones.

Anuncios

Un comentario en “Shogun – James Clavel: Relacionarse Con La Muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s